miércoles, 9 de junio de 2010

Altamira: Pan para hoy, desastre para mañana

De forma excepcional, hoy propongo un post que no trata sobre el Hombre de Neandertal. Lo hago para protestar por una decisión bastante absurda, que me afecta como cántabro, y me preocupa como arqueólogo. También, porque me siento inclinado a solidarizarme, como miembro del CSIC, con el equipo científico implicado en el asunto, que fue muy crítico con la posibilidad de reabrir la Cueva de Altamira.

Expongo el tema muy brevemente: El Gobierno de España y el de la comunidad autónoma donde nací, Cantabria, a través del Patronato de Altamira (una cueva que es Patrimonio de la Humanidad, y está considerada la "Capilla Sixtina del Arte Cuarternario") han dedidido re-abrir al público la cavidad.

Esta medida se toma a pesar las recomendaciones explícitas, en contra de esa medida, del equipo del CSIC encargado de valorar y vigilar la conservación de Altamira. Si que cuentan con el beneplácito de una comisión de expertos elegida "a dedo" y que no ha formado parte del equipo que estudia la cueva. La decisión se toma en un marco de crisis económica en el que el circuito turístico cántabro, en particular el Museo de Altamira y la "Neocueva", viene sufriendo una importante mengua de visitantes. 

Sautuola, y después Breuil, Carthaillac y otros expertos, hicieron hermosos calcos y dibujos de Altamira. 
¿Durará más la imagen en papel cebolla que las  pinturas sobre piedra?  

Mi valoración, por no extenderme, también será breve: Me parece lamentable someter a intereses de tan corto plazo (el relanzamiento turístico coyuntural de la zona) la conservación de las pinturas de Altamira, un documento histórico y artístico único en el mundo.

Hoy, no parece haber una buena solución al problema que hace peligrar las pinturas: proliferación de microorganismos por la presencia de visitantes. Hay dos opciones posibles: Abrir la cueva y arriesgarse a que se destruyan las pinturas, o cerrarla para conservar las pinturas e investigar posibles soluciones. No hace falta ser una lumbrera para escoger la correcta.

EDITADO 20/6/10 20:11 horas: Una nota internacional de la agencia de noticias Associated Press recoge la noticia de la apertura de la cueva. Leyendo la información, parece obvio que la decisión pone en riesgo el Patrimonio de la Humanidad. Eso ya lo sabía, pero me ha llamado la atención otra cosa: La noticia transmite la impresión (¿acertada?) de que España es más una república bananera que un estado moderno y democrático. Sobre todo, por las declaraciones del Presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, contrariado por tener que explicar a sus amiguetes de las altas esferas "que no pueden entrar" y visitar Altamira.  

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo primero decir que es normal que la cueva se abra de nuevo teniendo en cuenta quien forma el patronato que decide sobre el presente y futuro de la cueva. Lo preside el señor Botín y los demás cargos sos políticos.
El gobierno regional ha intentado por activa y por pasiva que el gobierno central le cediese la gestión de la cueva alegando que los permisos de excavación los tenía que conceder la Consejería de Cultura. Como no pudieron meter la mano en eso, han creado una campaña para conseguir lo que por desgracia ha sido muy fácil para ellos.
El señor Marcano lleva mucho tiempo empeñado en esta labor y para ellos no ha dudado en pasarse la opinión de los verdaderos expertos por donde ha querido.
Pero de qué nos asombramos? así actúan los políticos y nosotros les dejamos.
Lo que ya no es tan normal es que mucha gente considere que es mejor que las cuevas estén abiertas y se puedan visitar por todos aquellos que gusten, aunque se destruyan, antes que pemanezcan como están, deterioradas pero protegidas. Esta gente se cree que porque las cuevas estén en su pueblo, comarca o incluso provincia tienen derecho a verlas sea cual sea la consecuencia.
Las cuevas ya pasarón por la fase de analizar las consecuencias que tiene las visitas controladas y ya se sabe que también fueron perjudiaciales para su estado los 8 años que permanecieron abiertas.
Muchas de otras cuevas similares se están cerrando al público y aquí vamos al revés, aunque se deterioren las abrimos.
Lo que es patrimonio de la humanidad unos pocos se lo van a cargar.
Como cántabra estoy indignada

Anónimo dijo...

Buenas, ¿Hay alguna manera de protestar contra esta medida? Recogida de firmas o algo así... no creo que valga para mucho, no creo ni yo misma que valga para algo.

Yo no lo entiendo tampoco, teniendo una copia casi indistinguible de la original al lado, por qué lo hacen, qué tendrá de interesante ver lo mismo y con el riesgo de perderse para siempre ¿Es este el legado que vamos a dejar a nuestras futuras generaciones? Yo no la he visto nunca, pero tengo entendido que la copia hasta deja ver detalles que no se ven en la original a simple vista...

Un saludo.
Hellen.

Millán Mozota dijo...

Estoy pendiente de webs/blogs/Feeds de conservación, prehistoria y arte, a ver si surge alguna iniciativa, pero no he visto nada (excepto la lógica indignación internacional).

Otra cosa sería mandar "feedback" a la UNESCO, o a la Casablanca (por la obsesión de Revilla por INVITAR a Obama) pero tengo la impresión de que quedarían "ahogadas" en un mar de protestas variadas.