domingo, 7 de marzo de 2010

Las herramientas de piedra de los Neandertales VI: La investigación sobre tecnología lítica en el Paleolítico medio

En este post voy a hablar sobre estudios e investigadores que analizan las herramientas de piedra desde la tecnología.

Ese enfoque se pregunta: ¿cómo se fabrican los utensilios?, ¿qué conocimientos se requiere? ¿qué objetivos tiene el tallador cuando coje una piedra en bruto? ¿cómo pone en práctica sus conocimientos y los aplica a la roca?


La tecnología lítica (el estudio tecnológico de las herramientas de piedra) se introdujo en la investigación de la prehistoria desde finales de los 80 y comienzos de los años 90, en el siglo XX.

Algunos pioneros fueron Boëda, Pelegrin o Geneste. Estos investigadores franceses forman parte de la tradición o escuela histórico-cultural. En ese marco, la tecnología lítica ha venido a sustituir a la tipología de F. Bordes, como base del programa investigador en prehistoria.


Si retomamos lo dicho sobre la tipología, podremos recordar que el programa cuaternarista buscaba la ordenación de la prehistoria a partir de conjuntos tipológicos (para el Paleolítico medio, las facies musterienses).

La tecnología histórico-cultural, al tomar el relevo, trata de reconocer y separar distintos sistemas tecnológicos, en la creencia de que cada "cultura" utiliza un sistema propio, distinto de los demás.

Este es el razonamiento: si se pueden identificar diferentes sistemas técnicos y tradiciones "tecnológicas", entonces se puede inferir que cada tradición representa una cultura, una "etnicidad". De ese modo, se puede hacer una reconstrucción de los grupos étnicos del pasado, y estudiar cómo se distribuyen en el tiempo y en el espacio.

A partir de esa idea inicial, de lo que se trata es de documentar la aparición de las distintas tradiciones técnicas, en un momento y un lugar determinado. Después hay que estudiar cómo se expanden y decaen, cómo evolucionan en el tiempo, cómo interactúan con otras tradiciones técnicas.

Todos esos hechos se interpretan en términos de historia étnica, devenir histórico de las gentes que fabricaron esas herramientas.

Es decir, es una reedición del programa fundamental de la tipología histórico-cultural, con una base tecnológica y empírica (el análisis de los sistemas técnicos).

Un concepto fundamental en los análisis de la tecnología ha sido la noción de Cadena Operativa, que viene de la antropología de las técnicas. La Cadena Operativa es el proceso por el que pasan los utensilios, desde su origen como materia prima, hasta que son desechados.


En ese sentido, la tecnología lítica ha aportado una comprensión muy superior de las herramientas de piedra. Al estudiar todas sus fases, se llega a entender mucho mejor qué son, cómo se hacen, y para que sirven los objetos de piedra que se encuentran en los yacimientos.


En un primer momento los análisis de cadenas operativas se centraban exclusivamente en los sistemas de talla. En una segunda fase de la investigación, la noción se ha ampliado: de los gestos técnicos (cómo se fabrica un util) se ha extendido a toda la cadena tecnológica. El concepto ha llegado a abarcar desde la selección de un canto de rio -u otra roca apta para la talla- hasta cómo se decide desechar el útil, después de haberlo "agotado".

Eso ha permitido incorporar los estudios de obtención de materias primas (que ponen las herramientas en relación con el territorio) y los análisis funcionales o traceológicos (que nos dan información sobre el uso concreto de la herramienta).También los análisis espaciales, para estudiar cómo se distribuyen los útiles encontrados en el yacimiento.

Además, se han desarrollado conceptos e ideas complementarios con la cadena operativa, como la idea de la ramificación de la producción (de Bourguignon y otros), la importancia del reciclado del utillaje y de otros materiales como los núcleos, la adaptabilidad de las técnicas a distintos tipos de rocas, etc.


 El resultado ha sido que, desde una perspectiva que sigue siendo histórico-cultural en el fondo, la tecnología lítica ha dotado al conjunto de la investigación prehistórica de unas potentes herramientas. Esas metodologías son muy importantes. Nos ayudan a comprender mejor cómo funcionan los sistemas tecnológicos (y por extensión, económicos) de las sociedades paleolíticas.

En ese sentido, la tecnología ha sido adoptada con entusiasmo por autores dentro de la tradición funcionalista y positivista anglosajona (como Kuhn o Dibble). Y también ha tenido su versión en el materialismo histórico (en la "escuela" de Laplace), el sistema Lógico-analítico.

Lo que no ha conseguido la tecnología, en el marco histórico-cultural, es conseguir una ordenación real y coherente de las industrias a lo largo del tiempo paleolítico. Los principales sistemas técnicos ya están presentes desde momentos muy tempranos.Y excepto casos regionales muy concretos, no parece que se puedan igualar culturas prehistóricas y sistemas de talla (a pesar del empeño puesto en ello). 

En el próximo post: revisaremos los principales sistemas de talla de la piedra que utilizaron los Neandertales.

Sigue leyendo esta serie aquí:  Las herramientas de piedra de los Neandertales VII  

Posts anteriores de esta serie

Las herramientas de piedra de los Neandertales IV

Las herramientas de piedra de los Neandertales III

Las herramientas de piedra de los Neandertales II

Las herramientas de piedra de los Neandertales I