jueves, 10 de septiembre de 2009

Las armas de proyectiles de los Neandertales

La falta de armamento de proyectil es un supuesto rasgo del Neandertal, que aparece como tópico recurrente en la bibliografía y, a menudo, en los artículos de divulgación. Esa ausencia sirve para destacar, en términos evolutivos, una hipotética incapacidad Neandertal, que se interpreta como una desventaja evolutiva respecto a los humanos modernos.

Los enfoques para afirmar la ausencia de armamento a distancia son dos: el estudio de la cultura material (las puntas de piedra del armamento de caza) y el análisis de los restos humanos (las deformaciones asociadas a trabajos concretos, como el de lanzar un proyectil).

Ese tipo de razonamientos se pueden ver, llevados a su extremo, en trabajos como el de Rhodes y Churchill o Churchill y otros. Esos investigadores llegan a sugerir, con escasa base científica (como señala John Hawks en su blog) que un humano moderno podría haber asesinado a un Neandertal en Shanidar 3. Ese es, probablemente, uno de los artículos científicos menos científicos de la historia: El trabajo de Churchill y cia. parece más diseñado para obtener impacto en los medios de comunicación, que para resolver un problema arqueológico o paleoantropológico.

El tópico de la ausencia de armas a distancia, en realidad, no se sostiene. Los estudios de Shea y otros demuestran que un tipo de puntas de piedra fabricadas por los neandertales pueden ser utilizadas como proyectil. Además, Shea ha estudiado huellas de uso y encuentra abundantes marcas de impacto en las puntas. Esas fracturas son de un tipo concreto, que se relaciona con el uso de proyectiles. Aunque algunos de sus análisis ha sido matizados y criticados por otros autores, en cuanto a huellas de uso, éstos no desmienten la cuestión de los proyectiles.

Pero las evidencias no están no sólo en Oriente Medio. En la Península Ibérica, los trabajos de Rios Garaizar han encontrado huellas de impacto, producidas por el uso como proyectiles, en puntas de piedra usadas por los neandertales de dicha región.


Un trabajo muy reciente, de Paola Villa y otros, abre la posibilidad de que se utilizaran, también, armas de proyectil en el Paleolítico medio de Italia.

Además de estas pruebas, existe un material que es bastante incontestable. Se trata de las lanzas de Schöningen, en Alemania. Son azagayas (lanzas ligeras para arrojar) completas, de madera, conservadas en un yacimiento excepcional (un bosque parcialmente fosilizado). Como explican sus descubridores:

"Small trunks had been chosen for this purpose and each spear point had been worked from the base of these trunks up to partly more than 60 cm in length. The wood of the branch roots has been carefully worked. The largest diameter and focal points of these spears are located in the front end of the shafts. This indicates that the pieces from Schöningen are not lances but spears." [...] "(the spears) were discovered on a settlement site for hunters amongst numerous bones of at least 15 horses, which most likely had been hunted down with these weapons along a lakefront"

Las azagayas de Schöningen tienen 400.000 años de antiguedad, demostrando, sin dejar mucho espacio de discusión, que los homínidos H. heildebergensis (pre-neandertales) europeos cazaban con armas de proyectil.

3 comentarios:

CLsT dijo...

Vaya que si... he llegado la primera. Pues estupendo, asi te sigo desde el principio de los principios XD

No se te ocurra abandonar, Millan.

Oye animo. Un abrazo.
CLsT

Millán Mozota dijo...

Bueno, ¡muchas gracias por tan temprano apoyo!

Joseba dijo...

Hay también un trabajo de Bertila Galvan sobre las puntas de Abric Pastor (Alcoy) que va en el mismo sentido, publicado en el homenje a Ignacio Barandiarán de Velei