viernes, 11 de septiembre de 2009

"No-win scenario" para los Neandertales

La expresión inglesa "no-win situation" o "no-win scenario" hace referencia a una situación en la que un agente no tiene ninguna posibilidad de vencer o de salir exitoso.


En la prehistoria, los neandertales convivieron con los humanos modernos en Oriente Medio (entre h. 120.000 y h.90.000 años). En Europa occidental, lo hicieron desde h. 42.000 años (o h. 38.000 años, segun otros autores) hasta la desaparición del Homo neanderthalensis (h. 30.000 años).

Es evidente que las poblaciones Neandertales se extinguieron. Es probable que la interacción de Neandertales y humanos modernos tuviera cierto peso en la extinción. El problema es que los modelos basados en la competición de ambas especies, en general, no tienen una buena base material o gnoseológica.

En una parte de los estudios sobre la interacción entre las dos especies, existe la tendencia a colocar al Neandertal en un "no-win scenario".

La mecánica es la siguiente: se elige un tema (industria lítica, estrategias de caza, patrones de ocupación del territorio, etc) para comparar a Neandertales y humanos modernos. En ese punto, se elaboran modelos alternativos sobre cómo actuaban, en ese aspecto concreto, las poblaciones de cada una de las especies. El error consiste en que se elaboran las hipótesis de forma que las actitudes y estrategias de los humanos modernos se consideran, a priori, como más evolucionadas y eficaces.

Es ese apriorismo el que coloca al Neandertal en una "no-win situation".

Un buen ejemplo de este tipo de construcciones son las estrategias de caza y los patrones de movilidad:

Para Oriente Próximo, en periodos de entre h. 150.000 y h. 80.000 años, Shea propuso que los Neandertales llevaban a cabo una caza especializada de grandes ungulados de pradera, con estrategias de movilidad vinculadas a las manadas migratorias. Dicha estrategia de subsistencia se ve, hasta cierto punto, como menos eficaz, demasiado dependiente de criterios imprevisibles.

Según uno de los modelos de Shea, los humanos modernos de esa zona, por el contrario, tendrían una alimentación "de más amplio espectro". Esa alimentación, que incluye más variedad de piezas de caza, es considerada en sentido positivo, como vehículo de una mejor adaptación al medio (dependen menos de las manadas migratorias).

Sin embargo, el mismo tipo de modelo se ha utilizado por otros autores en Europa (Straus) pero invirtiendo los papeles: El neandertal tendría, según este investigador, una captación de presas y una alimentación más oportunistas. Y los humanos modernos tendrían estrategias más especializadas.

Sin embargo, al invertirse los papeles, también cambian los valores asociados a cada actitud. En este modelo de Straus, la actitud "especializada" se ve como una ventaja adaptativa, mientras que la caza (y carroñeo) oportunista refleja una menor capacidad cognitiva de los Neandertales.

Estos modelos de Shea y Straus son sólo dos ejemplos de como funciona el "no-win scenario" para los Neandertales. No quiero decir, con ello, que sus síntesis carezcan de valor. Al contrario son intentos, valientes y trabajados, de explicar el pasado. Por desgracia, en la cuestión de los Neandertales, se aprecian planteamientos lineales, demasiado simplistas, y con un fuerte bagaje heredado de la visión negativa de los Neandertales.

1 comentario:

Asturiensis dijo...

Es la carga que arrastra el neanderthal, la consideración de ser inferior en todos los aspectos por haberse extinguido y por ser el "otro".

Aunque parece que poco a poco la visión que tenemos va cambiando, existe otro problema.
Que pase de ser infravalorado a sobrevalorado, así que habrá que tener cuidado en el futuro, ya que parece difícil quedarse en el justo medio y analizar racionalmente al hombre de neanderthal.

¡Felicidades por el blog!