martes, 11 de octubre de 2011

Altamira: Pan para hoy, desastre para mañana (redux)

ResearchBlogging.org El año pasado, de manera excepcional, escribí un post que no tenía nada que ver con los Neandertales (aunque sí con las investigaciones en Prehistoria). Aquella nota trataba sobre la situación de la Cueva de Altamira, en concreto de sus pinturas paleolíticas, consideradas Patrimonio de la Humanidad, y un documento histórico-artístico excepcional.

En aquel post recogía las diversas informaciones ofrecidas por la prensa y las instituciones, y explicaba cómo la miopía del actual patronato de la cueva y la férrea presión de las autoridades regionales (dirigidas por el entonces presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla) suponían una grave amenaza para la conservación de ese patrimonio universal. Recuerdo que me llamó especialmente la atención la imagen de república bananera que dábamos de cara al resto del mundo.

Seré yo, pero la idea de que se ponga en peligro la "capilla sixtina del arte cuaternario" por razones cómo "revitalizar" el turismo a escala local, o para invitar "a una persona muy importante, que se apellida Obama"  (citando literalmente a M. A. Revilla) me parece algo aberrante.

Hoy quiero recuperar esta cuestión porque las pinturas siguen amenazadas por la actitud de los políticos y del propio patronato de las cuevas. Y, sobre todo, porque se ha publicado en Science un articulo que insiste en el peligro que conlleva la apertura de la cueva, con el (nada equívoco) título de "Arte paleolítico en peligro: política y ciencia colisionan en la cueva de Altamira”. 


Boceto de los polícromos de Altamira, publicado por M. Saenz de Sautuola en 1880 
(Fuente: Wikimedia Commons ) 
¿Serán estas representaciones modernas todo lo que quede de Altamira?

 El "abstract" del artículo dice así: 

In the last decade, considerable attention has been paid to the deterioration of the caves that house the world's most prominent Paleolithic rock art. This is exemplified by the caves of Lascaux (Dordogne, France) (1) and Altamira (Cantabria, Spain), both declared World Heritage Sites. The Altamira Cave has been closed to visitors since 2002. Since 2010, reopening the Altamira Cave has been under consideration. We argue that research indicates the need to preserve the cave by keeping it closed in the near future.

Respecto a éste trabajo, destacar que no se trata de un artículo puramente informativo o de opinión, o de una declaración institucional. Se trata de un escrito basado en un estudio científico, y publicado en una de las dos revistas de ciencia más prestigiosas del mundo (siendo la otra Nature), y la cuarta en Factor de Impacto. Es, para hacernos una idea, la revista dónde publicaron sus investigaciones científicos como Einstein o Hubble.

Con esto quiero decir que, desde el punto de vista científico no hay prácticamente nada más "serio" que se pueda aportar a la discusión. Ahora, si los políticos y los caciques cántabros quieren seguir a lo suyo, bueno... no se podrá decir que no estaban avisados. Al máximo nivel.

Referencia de Research Blogging:

Saiz-Jimenez C, Cuezva S, Jurado V, Fernandez-Cortes A, Porca E, Benavente D, Cañaveras JC, & Sanchez-Moral S (2011). Conservation. Paleolithic art in peril: policy and science collide at Altamira Cave. Science (New York, N.Y.), 334 (6052), 42-3 PMID: 21980097

3 comentarios:

lusitania dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, el juego de la política y el populismo que a veces aceptan los responsables políticos para obtener votos pueden llevar a destruir las pinturas rupestres parietales de Altamira, el Acueducto de Segovia o el entorno ecológico.Últimamente los intereses económicos están por encima de cualquier otra circunstancia, incluyendo el Patrimonio Histórico o el Medio Ambiente, necesario para nuestra propia existencia.

NIP dijo...

Buenas tardes Millán. Les da lo mismo ¡arre! que ¡só!, deberían responder ante la justicia por las presiones y violencias que ejercen de carácter moral sobre las personas y sus puestos de trabajo. Con la "neo-cueva" tiene de sobra Obama, por cierto al político ya le dieron una patada, espero que el siguiente deje a los que saben gestionar un patrimonio que supera cualquier límite territorial.Un abrazo.

Millán Mozota dijo...

Efectivamente, la Neo-Cueva, y la renovación total del Museo de Altamira que acompañó, tuvieron un gran coste económico, y se justificaron como algo necesario para mantener un retorno económico y mostrar las pinturas al público, a la vez que se preservaban las cuevas originales.
Pero en cuanto baja la ratio de visitantes, en vez de buscar soluciones para renovar el interés en la Neo-cueva y el Museo, las fuerzas vivas ponen el grito en el cielo y se ponen a exigir que se abra la cueva original, a pesar del peligro obvio.